FALTA LA COMPAÑERA VANNESA ROSALES

Compartir
FALTA LA COMPAÑERA VANNESA ROSALES 1

El 8 de enero se realizó un tuitazo exigiendo justicia para la defensora de DDHH Vannesa Rosales, detenida desde el 12 de octubre de 2020, por apoyar a una niña de 12 años embarazada luego de una violación, en el municipio de Mérida, Venezuela.

“La niña, 12 años apenas, cuidaba a sus muchos hermanitos sin protestar, con la mansedumbre feliz de quien poco espera y poco exige. Esa tarde fue caminando hacia la casa de su amiga, zona sencilla, descampada y con muchos lugares sin construir, en la Mérida profunda de las periferias. Alguien, no supo quién, la tumbó sobre el pasto, a pleno día pero sin que nadie viera, y allí, sin compasión, la embarazó a la fuerza.”

Vannesa y la madre de la niña, quien también estaba detenida, brindaron esta salida, intuyendo lo difícil que sería sobrellevar un embarazo en el cuerpo de una niña de apenas 12 años que vive en la pobreza, que está mal alimentada, que podría morir en el parto, entre otros; además del dolor, la ira e impotencia de tener que parir el producto de una agresión, de la que no la protege el Estado.

Como sucede en Colombia, las fuerzas represivas llegan rápido cuando de condenar al pueblo se trata; así sucedió en Mérida, Vannesa y la madre de la niña fueron detenidas rápidamente y, aunque la madre ya está en libertad, falta la compañera Vannesa Rosales, a quien se le imputan tres delitos: agavillamiento, asociación para delinquir y aborto inducido por tercero, https://elpitazo.net/los-andes/merida-ong-solicitan-proceso-justo-y-legal-para-feminista-vannesa-rosales/ en un proceso injusto, donde no se le brindan ni siquiera las garantías legales para su defensa.

Mientras tanto, el violador –que ya tiene orden de captura- continua rampante por las calles, ante los ojos inconmovibles de la justicia venezolana, a quien no le preocupa que pueda agredir a otras niñas.

Falta la compañera Vannesa Rosales, quien ante los ojos de la justicia venezolana cometió un delito, porque para ellos la penalización del aborto está por encima de la protección de niñas violadas infamemente.

Falta la compañera Vannesa Rosales, quien dio prelación a la vida e integridad de la niña, contradiciendo la ley, que en este caso no cobija a las mujeres, en cambio sí, protege agresores y violadores.

Falta la compañera Vannesa Rosales, que como muchas mujeres en el mundo lucha contra la violencia a las mujeres, defiende sus derechos y encara a un Estado que se dice socialista, cuando en realidad es un Estado que defiende los intereses de la burguesía, que se alinea con las costumbres retrógradas, que penaliza el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo. Un Estado muy distinto a los auténticos Estados socialistas, que garantizaron la integridad de la niñez y de las mujeres, condenando las agresiones y violaciones, brindando al pueblo lo necesario para su subsistencia y con ello otorgando las condiciones para la reproducción de la clase, sin que ello fuere de ninguna manera una atadura para las decisiones que las mujeres quisieran tomar a este respecto.

Falta la compañera Vannesa Rosales, y hay que unirse a esta causa, exigiendo su libertad y el castigo para el violador; hay que unirse a esta causa porque la lucha de Vannesa hace parte de la emancipación de la mujer, que debe estar indisolublemente ligada a la emancipación de la clase obrera;, desde el Portal Digital Revolución Obrera, saludamos la iniciativa del tuitazo e instamos a todos los luchadores a difundir y denunciar esta injusticia, porque no solo todas, sino #TodosSomosVannesa.

También te podría gustar...