EL ESTADO BURGUÉS NO PUEDE SER AUSTERO

Compartir

En Colombia las diferencias salariales saltan a la vista, las estadísticas usadas por el Estado ocultan las reales diferencias entre quienes trabajaban y quienes viven del trabajo ajeno. Según los datos del DANE los ingresos de los colombianos se pueden medir a través de la suma de los salarios y la división de los mismos entre los miembros de la familia, ello significa que si una familia de cuatro miembros al sumar sus ingresos dan $1.200.000 este se divide entre cuatro y daría $300.000 lo que ubicaría a la familia en un decil, en este caso el 1, como se ilustra en el siguiente cuadro.
EL ESTADO BURGUÉS NO PUEDE SER AUSTERO 1
Ello significa que la familia del ejemplo sería una familia pobre y la tan mentada clase media de la que hablan los gobernantes y ex gobernantes, cuyas ilusorias promesas pretenden ampliar, se encontraría según algunos analistas entre los deciles 4 al 7.

La trampa de tales cifras oculta la relación real y concreta de miles de familias cuyos ingresos apenas alcanzan para cubrir sus necesidades básicas (alimentos, arriendo, vestido, servicios, entre estos salud, educación y recreación) y los altos ingresos de empresarios, terratenientes y funcionarios.

Para ilustrar la diferencia salarial tomaremos como ejemplo a los funcionarios del Estado, entre ellos se cuenta a los congresistas, ministros, magistrados de las altas cortes y generales quienes suman más 395 personas quienes devengan entre 15 millones y 31 millones al mes lo cual significa que no entran en las tablas del DANE; sin contar además con otra cantidad de cargos en entes administrativos como el del presidente de Ecopetrol que gana más de 67 millones de pesos mensuales, como ilustra la gráfica siguiente.
EL ESTADO BURGUÉS NO PUEDE SER AUSTERO 2
Ello sin contar los esquemas de seguridad (guardaespaldas, transporte, etc.) y las pensiones vitalicias que ganan los expresidentes (decreto reglamentario 91 de 1995) que asciende a lo que gana un Congresista; para el caso del Senador Álvaro Uribe quien estuvo dos períodos presidenciales es mayor sumado a lo que gana como congresista. Y se menciona en este artículo ya que es uno de los grandes embusteros con el cuento de la «austeridad», lo cual no significa reducir sus emolumentos sino recortar el presupuesto para la inversión social y reducir la planta de personal de algunos departamentos administrativos, dejando intactos e incluso ampliando los de algunos departamentos claves, o creando más burocracia parásita como anuncian con la creación de vicegobernadores y vicealcaldes.

Como se puede observar, la diferencia salarial va más allá de las cortinas de humo que lanzan los organismos del Estado entre ellos el DANE y la realidad en que se debaten los millones de colombianos que ganan menos o un poco más del mínimo y quienes ganan cifras exorbitantes producto de los impuestos y explotación de la mayoría.

Mientras la mayoría de la población que tiene salario fijo gana un mínimo y otro gran porcentaje gana menos que eso, sostiene con sus impuestos un ejército de burócratas parásitos que viven en el lujo y la opulencia, una costra innecesaria que además de sus privilegios agranda sus fortunas robándose el erario. Y es justamente esa costra la que habla de austeridad.

El único Estado que puede ser realmente barato, es el que pueden y necesitan organizar los obreros y campesinos, una vez destruyan el actual, donde todos los funcionarios estatales no tengan salarios mayores a los de cualquier obrero y sean elegibles y removibles en cualquier momento.

También te podría gustar...