ECOS DE LA CELEBRACIÓN DEL CENTENARIO DE LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE EN COLOMBIA (3)

Compartir

ECOS DE LA CELEBRACIÓN DEL CENTENARIO DE LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE EN COLOMBIA (3) 1

Publicamos la intervención de una compañera trabajadora en el acto de Celebración del Centenario de la Revolución de Octubre, llevado a cabo en Bogotá el 28 de octubre.


LA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE Y EL TRABAJO DE AGITACIÓN Y PROPAGANDA

La clase obrera posee un elemento de triunfo: el número. Pero el número no pesa en la balanza si no está unido por la asociación y guiado por el saber»

Carlos Marx 1864

Y los comunistas en Rusia hace 100 años, supieron llevar a cabo muy bien esta verdad de apuño del marxismo; lucharon a brazo partido contra la idea de que los obreros no necesitaban de un destacamento para organizar y dirigir su lucha; desde una huelga hasta la insurrección para derrocar todo el orden establecido, llamaron «… a formar una organización revolucionaria capaz de unir a todas las fuerzas y de dirigir el movimiento no sólo nominalmente sino en realidad, es decir, capaz de estar siempre dispuesta a apoyar toda protesta y toda explosión, aprovechándolas para multiplicar y reforzar los efectivos que han de utilizarse en el combate decisivo».

Lucharon contra aquellos que creían que a los obreros no les interesaba la política y había que hablarles únicamente de los problemas del estómago, menospreciando a la clase obrera y dándole más crédito a la burguesía ascendente en ese momento.

Los bolcheviques, como se llamaban los comunistas allá, convencidos que para vencer, la clase obrera debía guiarse por el saber, se empeñaron en elevar a las masas en la comprensión de las ideas socialistas y confiaban plenamente en que a los obreros y campesinos les interesaban, no solamente los asuntos reivindicativos, sino el porvenir de su clase y de la humanidad y que no se necesitaba de salvadores supremos, que sólo el pueblo salva al pueblo.

Confiaban que se podía transformar la clase obrera en sí, que por su situación de miseria y opresión se sumía en el alcohol, maltrataba a su mujer e hijos, y transformarse en clase para sí, capaz de dirigir por casi 40 años un nuevo Estado y llevar a una nación a los más altos desarrollos en todos los aspectos de la vida de los hombres.

Se luchó contra la idea de que la acciones espectaculares, movilizaban al pueblo, posición que se basaba en que éste es una masa bruta y seguidista, contra el desespero pequeñoburgués que esperaba resultados rápidos y no la labor paciente de educar a las masas a través de un aparato de propaganda que diariamente estuviera explicando sobre todos los acontecimientos que sucedían en Rusia y que afectaban a todas las clases sociales, que permitía a la clase obrera poderse ver, comprenderse y transformarse.

Los bolcheviques estaban convencidos de la necesidad de construir un periódico que contribuyera también a organizar el Partido, el dispositivo estratégico para la revolución, pues a través de éste se lograba que todo obrero consciente e intelectual, se comprometiera a hacer una tarea, por mínima que fuera para que este periódico pudiera llegar a todos los rincones de Rusia educando y movilizando a las masas trabajadoras.

Y este plan, propuesto por uno de los grandes dirigentes del proletariado, Vladimir Ilich Lenin, dio sus frutos en octubre de 1917 y cuando hubo el momento de dirigir la insurrección y llamar a TODO EL PODER A LOS SOVIETS el Partido que se había formado por 30 años estaba listo para ponerse al frente y dirigir esa insurrección.

Hoy en Colombia, la clase obrera del campo y la ciudad así como los campesinos, luchan por impedir su degradación física y moral a la que quiere llevarla la burguesía, los terratenientes y los imperialistas.

Con mucho aguante los obreros han soportado el recorte de todas los derechos laborales conquistados hace años con lucha, con una resistencia inimaginable los campesinos han aguantado una guerra reaccionaria que comenzó en la década del 80, pero la paciencia del pueblo se está agotando; y por las calles se grita «¡el pueblo esta berraco, carajo!, ¡Ni el Estado ni los politiqueros, solo el pueblo salva pueblo!, ¡Viva la huelga!, ¡Por nuestros muertos ni un minuto de silencio!»… que dejan ver que los vientos de la lucha vuelven como una agradable brisa refrescante y aleccionadora.

Y es ahí donde recordando lo que enseñaron los bolcheviques hace 100 años, urge construir el Partido de la clase obrera que organice y dirija el descontento de las masas hacia el derrocamiento del sistema, urge que contribuyamos en la construcción de la Internacional Comunista para derrocar el Imperialismo mundial.

Y no puede ser de otra forma que elevando la conciencia del pueblo y para esto como hace 100 años se necesita un aparato de propaganda que llegue a todos los rincones de Colombia que eduque al pueblo, le enseñe a ubicar quienes son sus enemigos verdaderos, quienes sus amigos y cuales son la tareas para hacer.

A todo obrero consciente el llamado es a difundir, escribir su experiencia, y orientar a través de los órganos de propaganda revolucionaria y hacer parte del destacamento para derrocar de una buena vez a esta burguesía parásita, explotadora y asesina.

¡Viva la Revolución de Octubre!

¡Por la construcción del partido de la clase obrera… Adelante!

También te podría gustar...