CORINTO CAUCA: LA PAZ DE LOS RICOS ES GUERRA CONTRA EL PUEBLO

Compartir

El 22 de marzo fue asesinado por sicarios al servicio del ingenio Incauca, propiedad de Ardila Lulle, el comunero indígena Javier Oteca. Los hechos ocurrieron en una zona custodiada por el Ejército y la Policía, quienes también han hostigado a los indígenas que llevan a cabo la recuperación de tierras ancestrales, prometidas por distintos gobiernos.

A la burla del gobierno se suma ahora el asesinato ordenado por uno de los grandes grupos monopolistas colombianos en complicidad con las fuerzas militares y las autoridades. La muerte de Javier Oteca no deja duda que ¡la paz de los ricos es guerra contra el pueblo! a la que se debe responder preparando la GUERRA POPULAR.

También te podría gustar...