LAS CAMISAS BLANCAS DEL RÉGIMEN

Compartir
LAS CAMISAS BLANCAS DEL RÉGIMEN 1

El régimen mafioso y paramilitar uribista utilizando métodos de la propaganda nazi, ha desplegado una campaña de mentiras e infamias para dividir al pueblo.

El régimen se ha propuesto estigmatizar la rebelión popular presentándola como un movimiento de vándalos y destructores de la propiedad pública. ¡Mentira! Ha sido la mafia en el gobierno quien se ha robado y ha destruido los bienes y propiedades públicas del Estado. Es tan grande el desfalco causado al país, que los daños causados el Paro son insignificantes frente a la magnitud billonaria del robo y el saqueo.

El régimen se ha propuesto desprestigiar el Paro y sus bloqueos, presentándolos como los causantes del hambre en la población. ¡Acusación infame! Justamente el Paro es contra el hambre causada por las leyes antipopulares del régimen, defensor de los ricos explotadores que se apropian de la producción social y las riquezas; que han sometido al pueblo, no por un mes, sino por muchas décadas a sufrir el azote del hambre en medio de la abundancia de alimentos creada por los obreros y campesinos. Las galerías, las plazas y supermercados pueden estar a reventar, pero el pueblo no tiene con que comprar, porque no hay empleo y los salarios son miserables.

El régimen mafioso y paramilitar uribista presentándose como defensor de la vida y los derechos humanos, ha convocado marchas encabezadas por las camisas blancas, distintivas de los empresarios, mafiosos y sicarios que al amparo de las bandas policiacas, dispararon contra la Minga, asesinan jóvenes manifestantes, siembran terror en los barrios populares, torturan y desaparecen detenidos.

No por casualidad las camisas blancas del régimen uribista utilizan los mismos métodos de las camisas negras distintivas de los escuadrones fascistas de Mussolini: la violencia extrema, la intimidación y el asesinato contra los sindicatos de obreros y campesinos en Italia. Tampoco hay diferencia entre las acciones de las camisas blancas del régimen uribista, con las acciones criminales y sanguinarias de las camisas pardas del nazismo, especializadas en perseguir y exterminar comunistas en Alemania.

En la trampa de esa campaña de mentiras e infamias orquestada por las camisas blancas del régimen, unos muy pocos obreros, trabajadores, estudiantes y pequeños comerciantes han caído, uniéndose a sus execrables marchas para condenar el Paro y sus bloqueos; para alabar, premiar y felicitar la actuación terrorista y criminal de miembros de la policía y el Esmad. Tal es la intensión de la abominable campaña del régimen: dividir al pueblo.

Los compañeros trabajadores y las gentes del pueblo que han sido engañados por las infamias de la propaganda del régimen, no pueden seguir marchando bajo las banderas de sus peores enemigos, no pueden seguir de brazo con los asesinos de sus hijos y hermanos de clase. Su puesto está en las filas del Paro y de la rebelión popular. ¡El pueblo dividido seguirá siendo esclavizado! ¡El pueblo unido, jamás será vencido!

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *