¡Adelante Que Sí Hay Con Quién!

Compartir
Viva el Paro Nacional, Sí hay con quién

El 21 de noviembre de 2019, es una fecha historia e inolvidable para Colombia, el día del gran Paro Nacional, el día en que se vieron y se vivieron grandes momentos en esta parte norte de Suramérica, gran fecha histórica y sus posteriores días, donde el grito de la rebeldía social se mantuvo atronador y asustador para burgueses terratenientes e imperialistas y sus arrodillados servidores como las camarillas dirigentes de las centrales CGT y CTC.

Este 21 de noviembre y sus posteriores días, dejó con la boca abierta a pesimistas, derrotistas y traidores al presenciar enormes ríos humanos moviéndose a nivel nacional, en todas las calles de los barrios y comunas de las ciudades, municipios y pueblos.

Los que esgrimen la afirmación de NO HAY CON QUIEN, tuvieron que quedarse cayados pues la realidad del pueblo movilizado y dispuesto a la lucha les impuso el vergonzoso silencio, derrotistas sinvergüenzas que sin escrúpulos tiran la toalla de la lucha e invitan a los demás revolucionarios a que sigan su triste camino, anti dialecticos, desconocedores de las reales condiciones materiales e ideológicas del pueblo, quien imponente y atrevido les mostró que sí hay muchos con quien insistir en la transformación radical de esta miserable vida.

En una sola fecha y varios días más les ha impuesto el único camino que solo los revolucionarios incansables y consecuentes han pregonado durante años, el cual es LA MOVILIZACIÒN Y LA LUCHA DIRECTA, la persistente y terca obstinación de continuar en el camino de la lucha revolucionaria, único y verdadero camino aunque esté empedrado de miles de dificultades y obstáculos, pero el único y más seguro camino.

SI HAY CON QUIEN, el 21 de noviembre de 2019 mostro que son muchos los hombres y mujeres dispuestos a luchar por un mundo mejor, sí hay con quien, y son muchos, miles y miles de explotados y oprimidos dispuestos a sacrificar hasta la vida misma por soltarse del maldito yugo de la explotación capitalista; sí hay con quien, y eso no lo puede ocultar ni los grandes alteradores la realidad como son los medios de comunicación al servicio de los imperialistas, ya que obligados tienen que pasar imágenes de las constantes movilizaciones y acciones de choque en las calles, no han podido negar la alteración de la vida cotidiana, la subversión del orden burgués a partir de los bloqueos, mítines, cacerolazos y demás expresiones de rebeldía surgidas en este 21 de noviembre.

Sí hay con quien, miles de mujeres altivas, indignadas furiosas y hermosamente revolucionarias gritando radicales consignas contra los asesinos uniformados defensores del orden burgués, gritando el martirio y suplicio de la doble explotación en este maloliente sistema insepulto pero pronto a caer y ser extinguido por la fuerza de estas gigantes heroínas del proletariado al lado de sus hermanos de clase y de las masas en general.

Este 21 de noviembre de 2019 y sus posteriores días, mostraron el sentimiento de rebeldía, de indignación, odio y voluntad de lucha que se alberga, que subsiste, y que habita en la conciencia de la sociedad, en las masas y el proletariado colombiano, la cual no es para nada ajena al mismo sentimiento que ha movido en los cinco continentes a millones de explotados y oprimidos, que ha movido a todos los pueblos que históricamente y hoy día luchan por romper las cadenas de este sistema opresor.

El pueblo colombiano ni es ajeno, ni se amilana, ni se arrodilla, su sentimiento de rebeldía se ha visto en acción miles y miles de veces en histórica lucha por construirse digno y libre del imperialismo que ha impedido el disfrute pleno de sus riquezas humanas y materiales.

Ese sentimiento de rebeldía, odio, indignación pero a la vez voluntad para la acción, la movilización y la lucha, mostró éste 21 de noviembre y sus días posteriores, que en la sociedad colombiana subyace una fuerza telúrica, imparable, capaz de derrotar las fuerzas del enemigo de clase con todo y sus defensores, su sanguinaria represión y sus métodos de terror, demostró que esa fuerza es capaz de barrer todos los obstáculos que se atraviesan en este enfrentamiento a muerte entre burgués y proletarios, como el miedo y la indecisión, como el individualismo y las minúsculas diferencias entre explotados, mostró que al calor de la lucha se gesta la unidad y la solidaridad entre los vecinos, y ciudadanos de a pie para ejercer la defensa de sus lugares de trabajo y de vivienda.

Esta fuerza humana superior de las masas en acción, mostró la capacidad para desatar todo el potencial revolucionario y transformar esta miserable vida material impuesta por la burguesía, los terratenientes y sus socios imperialistas en una verdadera vida digna merecedora de todos los productores de la gran riqueza social material, intelectual, científica, y cultural.

Mostró la gran fuerza humana superior de las masas, el poder incontenible que hay en éstas, su capacidad destructora, pero a la vez su gigantesca capacidad creadora, de acción, de lucha, de vida; mostró la capacidad de crear y de distribuir las riquezas, la capacidad de crear la gran sociedad socialista, la gran república popular socialista de Colombia.

Esta fuerza vital, llena de energía e iniciativa, fuerza inagotable de las masas explotadas y oprimidas, mostró que son las únicas que han de resolver radicalmente y por la vía de la revolución, mediante la movilización, el paro de la producción, la huelga política de masas y la insurrección del pueblo en armas, todos los males que han agobiado al pueblo por miles de años bajo el sistema capitalista imperialista, y dejó sin piso ni credibilidad alguna las insensatas, flojas, inservibles e inútiles teorías aventureras del guevarismo y su foco guerrillero, teorías creadas por explosivos y extremistas intelectuales de la pequeña burguesía que al pretender triunfos inmediatos o a corto tiempo, involucran a honestos revolucionarios de las masas para lanzarse en osadas e inútiles revueltas militaristas, que lo único que producen es la antagonización artificial de las contradicciones; pequeña burguesía revolucionaria cuyos métodos como el secuestro económico, la extorsión, el terrorismo y las acciones armadas individuales pretende ganar la simpatía no solo de las mayorías sino también de algunos elementos de la burguesía y los terratenientes, pero que lamentablemente aumentan el desgaste psicológico y físico de las masas y la prolongación eterna de sus sufrimientos, sin resolver nada realmente pero sí remendando al sistema para mantenerlo y perpetuarlo ya que estos osados, aventureros, radicales pero revolucionarios reformistas a lo que más alto aspiran es a hacer más humano el capitalismo salvaje y no eliminar su base económica, el modo de producción y la propiedad privada sobre los mismos medios de producción; revolucionarios reformistas que remplazan la poderosa fuerza de las masas por sus acciones aventureras ya que desconfían de la capacidad creadora y transformadora ellas.

El Paro Nacional del 21 de noviembre de 2019, mostró el miedo tan grande que infunde a la burguesía, a los terratenientes y a los imperialistas, esta TODOPODEROSA FUERZA REVOLUCIONARIA DE LAS MASAS DE EXPLOTADOS Y OPRIMIDOS movilizada al calor de la lucha, ese miedo llevó al Estado y al mafioso gobierno paramilitar de AUV-DUQUE a sacar al ESMAD, a la policía, a los carabineros y al ejército a reprimir brutalmente al pueblo en general para diezmar esa fuerza revolucionaria movilizada a lo largo y ancho del país; el miedo, el terror, la represión, la intimidación, el asesinato y obviamente la alteración de la realidad a través de la mentira de sus parlanchines periodistas son los métodos y las herramientas que emplean los miserables y cobardes explotadores para anular la acción de esta fuerza popular imparable, y aun así, con sus heridos y muertos la fuerza de las masas sigue altiva, soberbia, atrevida y valiente desafiando las dictatoriales medidas del Estado como el toque de queda.

Pero aún falta mucho por hacer del lado organizativo, los intelectuales del proletariado dispersos aun, persisten estoicamente en la brega por construir el partido revolucionario mlm para dirigir esa poderosa fuerza de las masas contra el Estado burgués, se siente enormemente esa gran ausencia del partido, que gran falta hace para que ilumine científicamente con su política revolucionaria las grandes luchas, huérfanas aun del partido, el proletariado y las masas en general siguen por el camino de la movilización, y el paro, hacia la huelga política de masas allanando el camino a la futura insurrección general hacia la toma del poder.

El 21 de noviembre de 2019, preparó a las masas para las futuras luchas políticas cada vez más complejas y radicales y sentó las bases para una màs grande y poderosa Huelga Política de Masas.

Fraternalmente, un camarada amigo

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 2019-11-27

    […] ¡Adelante Que Sí Hay Con Quién! […]