¡A RESCATAR EL HIMNO INTERNACIONAL DE LA CLASE OBRERA!

Compartir

¡A RESCATAR EL HIMNO INTERNACIONAL DE LA CLASE OBRERA! 1

Recibimos varios mensajes de compañeros de distintas ciudades y de distintas tendencias políticas, indignados frente una versión del Himno La Internacional que está circulando por la redes con el epígrafe: «La internacional, en una versión latinoamericana. Cómo debe ser sin traer de otros lados. Disfrútala, es una melodía hermosa.»

Igualmente, en la manifestación del Primero de Mayo en la ciudad de Manizales, los jefes sindicales impusieron en la tarima la tal versión «latinoamericana» del Himno La Internacional. Según se informa en el canal de Youtube donde fue subida por sus responsables, es «una producción realizada por la Presidencia de la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadores Estatales – CLATE». Ver: en https://youtu.be/1_xD13Xa-tI

En apariencia de trata de una supuesta innovación creadora, pero en realidad constituye, como acertadamente denuncian los obreros conscientes, una revisión malintencionada y grotesca del himno internacional de la clase obrera, donde no solo se mutilan sus estrofas más revolucionarias sino además se transforma de himno de combate en una rumba insulsa. Se trata de desarmar espiritualmente a la clase obrera para que cambie los símbolos que identifican su lucha y renuncie a sus aspiraciones máximas.

Revolución Obrera se une a la denuncia de los compañeros obreros revolucionarios y llama a todos los proletarios a desplegar una amplia campaña de rescate del Himno La Internacional, tanto impreso como en videos y audios en la versión acogida desde la Internacional Comunista. Es necesario enseñarla en los cursos sindicales y de militantes comunistas y revolucionarios, entonarla en todos los eventos y asambleas de los trabajadores y difundirla sin descanso entre las masas.

La Internacional es una marcha de combate que expresa en sus estrofas el programa y la misión de la clase obrera, los cuales no pueden permitirse sean mancillados por la burguesía y sus secuaces oportunistas en el seno del movimiento obrero.

Para entender el calado de esta lucha particular, transcribimos a continuación apartes de solo algunas de las opiniones intercambiadas entre los obreros conscientes para ilustración de nuestros lectores.

De un Obrero Revolucionario de Manizales

Quisiera saber si en las otras ciudades del país, también se hizo añicos y se estropeó y se revisó LA INTERNACIONAL. Este 1º de Mayo aquí en Manizales de forma grotesca le fue cambiada la mayor parte de sus estrofas, todo para eliminar consignas como “NO MÁS SALVADORES SUPREMOS, NI CÉSAR NI BURGUÉS NI DIOS…” pero no fue solo ésta sino que fueron cambiados y eliminados muchos más renglones. Fue una grosería y un insulto a los trabajadores. Algunos obreros que ya sabían entonar las estrofas, tuvieron que quedarse mudos porque el Himno Mundial del Proletariado fue no solo revisado sino cambiado en muchas de las totalidades de los párrafos.

Allá en la tarima se posesionó como maestro de ceremonias el mamerto HENRY OCAMPO. Cumpliendo las funciones de payaso se presentó disfrazado con uniforme camuflado (… y en complicidad con sus amigotes) se encargó de desnaturalizar el himno. Su sinvergüenzada no está solo en haber cambiado su letra, sino que aprovechando el prestigio y reconocimiento de su melodía por parte de los trabajadores en todo el mundo, mandan la puñalada tan parecida al asalto que hiciese Nikita Jruschev en la prestigiosa Unión Soviética.

Compañeros por favor, es importante conseguir este remedo de himno y denunciar este asalto.

De un Viejo Dirigente Obrero de Cali

Compañeros, a través de esta red (Whatsapp), me acaban de dar a conocer una horrible burla llamada «versión latinoamericana caribeña de Clate» de La Internacional, el cual es el himno inmortal del proletariado universal, como una clase internacional.

Es el himno símbolo de la lucha proletaria escrita no solo en homenaje a ese histórico instrumento de lucha del proletariado mundial, como fue la gloriosa Internacional de los Trabajadores, sino que es la síntesis ideológica y política de lo que representa el proletariado y su lucha, su papel histórico determinante en la emancipación de este, y de las demás masas oprimidas, de la explotación y opresión por parte de la burguesía, del sistema capitalista.

Ese himno es el símbolo de proletariado universal, de su internacionalismo proletario que no permite ser sectorizado por regiones, pues el proletariado tiene su propia cultura, con un contenido propio, así adopte formas diferentes en su expresión. La cultura proletaria es antagónica con la cultura burguesa, con el nacionalismo burgués.

Sus notas musicales tienen una unidad dialéctica acorde a su mensaje épico, de lucha irreconciliable de clases que nos compenetra con ella, nos eleva la moral y la conciencia de clase revolucionaria para el combate obrero e inspira un profundo respeto de clase. Por su contenido ideológico y político, por la fuerza de sus notas musicales épicas, históricas, no puede convertirse en una pieza musical, «en una melodía hermosa» para relax, para la rumba bailable disfrazada de «una versión latinoamericana adaptada a la cultura regional o nacional» para «acercarla al pueblo latinoamericano y caribeño».

Lo que quieren lograr con esto, los mercachifles comerciantes y destructores de la cultura proletaria, es tratar de destruir la cultura obrera, (…) quitándole su esencia, su contenido, castrar su fuerza en la entonación, su sentimiento revolucionario y comunista haciéndola pasar como traída «de otros lados2 desconociendo el carácter internacional del proletariado y su lucha.
Pero no solo es el cambio en sus notas musicales, sino en su letra, la cual es profanada al cambiarla en algunas estrofas para cambiar su contenido, su mensaje político emancipador, orientador, dialéctico como lo han hecho los anarquistas haciéndole el juego a la burguesía.

Cómo obreros conscientes, rechazamos ese contrabando ideológico musical que nos pretende introducir, como caballo de Troya, la burguesía para destruir los símbolos, la historia, la cultura proletaria. ¿Por qué no cambian las notas y cantan el himno nacional, escrito por el reaccionario clerical, anti patriota Rafael Núñez, en salsa, o en música «latinoamericana o caribeña»? Rechacemos este adefesio, que utilizando la reaccionaria filosofía de la semántica, nos quiere cambiar la letra y notas épicas, el mensaje proletario de La Internacional para convertirlas en bailables sin sentido haciendo que se pierda el respeto por nuestro himno universal.

De otro Obrero Consciente de Cali

La Internacional es (…) ante todo el himno de una clase, el himno que recoge el sentir, no de un pueblo, sino de un mundo. Es el himno de la Clase Obrera. Es el himno adoptado por el movimiento consciente del proletariado en la Segunda Internacional.

Así que, ésta, la Internacional no es una «canción hermosa para disfrutar» ¡es nuestro himno! Y, antes que disfrutar semejante burla a nuestra clase me produce escozor ver cómo, las clases dominantes del mundo entero se unen para profanar nuestra ideología, para hacer desaparecer todos nuestros logros.

A través del mismo medio en el que llegó esa burla a nuestra clase, también me ha llegado la protesta oportuna del compañero O.Á., sin embargo, su pronunciamiento se queda corto, ya que a pesar que ilustra en términos generales la importancia de este himno, no señala a los responsables, no de hacer esta versión amañada e irrespetuosa del himno de la clase obrera, sino de quienes durante décadas han permitido que el proletariado, en lugar de levantar su voz de protesta frente a este hecho, guarden silencio o, peor aún la renvíen diciendo que «esperan que la disfruten ya que es una melodía hermosa» diciendo que «es una versión latinoamericana, como debe ser, sin ser importada de otros lados». Los responsables de este atraso del proletariado son, y hay que ser enfáticos al decirlo compañero, los dirigentes de las diferentes centrales «obreras» y de dirigentes que se dicen defender al proletariado cuándo lo único que han hecho durante décadas es usar al movimiento obrero como trampolín politiquero para llegar a puestos como el ministerio del trabajo y la seguridad social, la vicepresidencia de la república y aún, haber aspirado a la dirección del Estado burgués.

(…) no podemos ver este desafortunado episodio de ataque de la burguesía y pequeña burguesía internacional a nuestra ideología, separado con lo que pasó con la junta directiva de Sintrainagro que mientras una parte de la junta decidió abiertamente apoyar a Duque, la otra, se volcó a apoyar a Petro, apoyo último, auspiciado por la central que se hace pasar por defensora del proletariado y sólo es un fortín politiquero, CUT, central (…) que abiertamente, orientó a sus bases a apoyar «a candidatos más abiertos» y «no tan reaccionarios”; invitó a apoyar al partido liberal, Fajardo o Petro.

(…) como clase obrera no tenemos ni fronteras, ni diferencias antagónicas con el proletariado del mundo, gracias al proletariado mundial es que el proletariado de Latinoamérica se ha ahorrado el largo camino que ellos ya recorrieron, así que, la Internacional Comunista, el himno que nos dejaron con el mismo nombre no es una mercancía importada, es nuestro, sin importar de donde venga. Lo define la frase «proletarios de todos los países ¡uníos!»

¿Por qué es tan importante para el proletariado mundial el rechazo a esta «nueva versión» del himno La Internacional?

El himno La Internacional, nos fue entregado por un hermano de clase, por Eugène Pottier, quién fue un revolucionario francés que entendió que sólo el proletariado podía enderezar, liberar el mundo del yugo que supone la propiedad privada sobre los medios de producción, del yugo de la división en clases sociales y de la explotación del hombre por el hombre. Un gran hombre que basado en la ciencia del proletariado, el marxismo, supo componer este poema revolucionario aún después de la masacre de la comuna de París perpetrada por nuestro enemigo, la burguesía.

Un revolucionario que mereció el elogio de verdaderos jefes del proletariado mundial como Lenin al decir: «Pottier murió en la miseria, mas dejó levantado a su memoria un monumento imperecedero. Fue uno de los más grandes propagandistas por medio de la canción.»

Tan grande fue su legado al escribir este poema que Pierre Degeyter, otro gran obrero, de los muchos con los que cuenta el proletariado mundial, compuso la música del que es y será nuestro himno, no importado, no entregado por las clases dominantes, sino labrado al calor de la lucha revolucionaria de nuestros hermanos de clase.

Cada estrofa de este gran himno fue basado y apoyado en la ciencia revolucionaria, así que no se trata sólo de música que debe sonar bonito, no se trata de una canción para disfrutar, sino de un himno que traza el camino general del objetivo que debe tener todo obrero consciente, el de derrotar a la clase dominante, no para manejar su Estado, sino para ser quienes dirigiremos el tren que sentará las bases materiales necesarias para que la tierra sea el paraíso, no de una clase, sino de la humanidad.

No es extraño pues, que las clases dominantes (…) traten de destruir los pilares de nuestra ideología, de la ideología proletaria. Siempre lo han hecho, siempre han tratado de tergiversar nuestra ciencia, de opacar el nombre de nuestros líderes más emblemáticos, de hacernos seguir a los suyos, de negar que existamos como clase. Ese es su trabajo, ese no es entonces el problema. El problema real es que los dirigentes, o aquellos que dicen llamarse dirigentes de la clase obrera permitan que nuestra clase desconozca su historia, permitan que nuestra clase pase por alto estos ataques tan frontales y claros porque desconocen el trasfondo del asunto. O que, por un pequeño interés personal pretendamos conciliar con quienes se presentan como dirigentes del proletariado pero que no son más que representantes de la ideología burguesa acomodada en las centrales y partidos burgueses y pequeñoburgueses.

La Internacional

(Eugenio Pottier)

Arriba los pobres del mundo
de pie los esclavos sin pan
y gritemos todos unidos
¡Viva la Internacional!

Derribemos todas las trabas
que oprimen al proletario
cambiemos al mundo de base
hundiendo al imperio burgués.

Coro
Agrupémonos todos
en la lucha final
y se alcen los pueblos
por la Internacional.
Agrupémonos todos
en la lucha final
y se alcen los pueblos con valor
por la Internacional.

No más salvadores supremos
ni cesar, ni burgués, ni dios
pues nosotros mismos haremos
nuestra propia redención.
Donde tienen los proletarios
el disfrute de su bien
tenemos que ser los obreros
los que guiemos el tren

(Coro)

El día que el triunfo alcancemos
ni esclavos ni dueños habrá
los odios que al mundo envenenan al punto se extinguirán
El hombre del hombre es hermano Cese la desigualdad
La tierra será el paraíso
Bello de la humanidad

(Coro)

También te podría gustar...