A próposito del “paro armado” del ELN y el EPL

Compartir
A próposito del “paro armado” del ELN y el EPL 1

Desde el viernes 14 de febrero a las 6am, hasta el día lunes 17 de febrero a las 6am, el Ejército de Liberacion Nacional decretó un “paro armado” en todo el territorio colombiano, siendo los departamentos de Norte de Santander, Cauca, Arauca, Chocó y Antioquia donde tienen más influencia y por ende los más afectados. A su vez, el Ejército Popular de Liberación decretó “paro armado” indefinido en la zona del Catatumbo.

El “paro armado” tiene varios objetivos como lo son demostrar su poderío mílitar, hacerle ver al Estado el poco o nulo control que tiene sobre determinadas zonas del país y generar un impacto psicológico en la población en general, con el que pretenden hacerse propaganda e infundir miedo y respeto.

Pero sin duda alguna el motivo principal es lograr tener el control total, de forma temporal, de las rutas de los medios de transporte tanto terrestres como marítimos para poder trasladar sin problemas drogas psicotrópicas como la coca, mediante la cual estos grupos se financian.

La actual guerra que están sosteniendo ámbas guerrillas, no es una guerra revolucionaria que represente los intereses del pueblo, la guerra no es por acabar al capitalismo e imponer la dictadura del proletariado, donde quienes lo producen todo, es decir, los obreros y campesinos, sean quienes administren todo. El único fin de esta guerra es el lucro de las camarillas dirigentes del ELN y EPL, donde las bases que piensan que de corazón están aportando a la Revolución son engañadas por desconocimiento y sirven como peones útiles de los dirigentes de las guerrillas.

Desde los 80’s en Colombia los grupos guerrilleros abandonaron las ideas revolucionarias que les dieron origen, lo que existe en Colombia son grupos armados peleando una guerra por la renta extraordinaria que brinda la coca, la marihuana, la minería entre otros, llámense paramilitares, guerrilleros o el Estado mismo representado por sus fuerzas militares oficiales como principales actores en este conflicto.

El ELN está muy lejos de ser esa guerrilla revolucionaria que en el 65 se tomó Simacota y pronunció su Manifiesto. Igualmente el EPL, única guerrilla verdaderamente comunista que ha tenido el país, la cual se mantuvo como vanguardia del movimiento revolucionario dirigida por su Partido el PCC-ML en los años 60’s y 70’s, no es ni la sombra de lo que llegó a ser.

Un verdadero Ejército del Pueblo no se financia con la droga, ni mucho menos rebaja sus principios morales e ideales por plata mal habída, no se financia con algo que destruye la vida de las personas, las embrutece y las condena a la adicción. La guerra del pueblo la debe de financiar el pueblo mismo, con sus propios esfuerzos, aportando lo que pueda de su salario, dotando a su ejército de armas y demás material bélico que esté a su alcance. A su vez, la guerrilla como método de financiación y sosteninimiento debe de optar por la expropiación de las grandes compañías capitalistas, combatir al ejécito enemigo y tomar sus armas, movilizar a las masas para que expropien a los grandes terratenientes y burgueses para poner esos bienes en manos del pueblo.

En las condiciones actuales de Colombia, un país predominantemente capitalista y no semifeudal como algunos de forma ciega, mécanica e irracional han querido pretender, la futura guerra por la toma del poder no tendrá como escenario principal el campo ni los pequeños pueblos, sino las ciudades, que es donde está concentrada no solo la mayoría de la población sino también los principales centros industriales y comerciales. Las acciones se desenvolverán en una eventual insurreción en las ciudades que se extenderá a todo el país, y no como se ha venido haciendo hasta ahora, donde se ha hecho la guerra a las espaldas del pueblo. Para que esto se presente, primero es necesario construir un Partido basado en la ciencia del comunismo, en el marxismo leninismo maoísmo, Partido que en la actualidad carecemos y que será el dirigente de toda esta actividad.

Para acabar con la explotación del hombre por el hombre, para erradicar el hambre, para que más nunca se mueran gente esperando atención médica, para que no hayan más lideres sociales asesinados, es necesario que sepultemos al capitalismo imperailista de una vez por todas, y esto es imposible sin empuñar las armas. Los comunistas no deseamos la violencia, pero desgraciadamente es la única forma que los burgueses y terratenientes nos dejan. Para acabar con los fusiles primero hay que empuñarlos.

Lucas

También te podría gustar...