A la mafia uribista y a toda la burguesía ¡se le puede derrotar!

Compartir
A la mafia uribista y a toda la burguesía ¡se le puede derrotar! 1

“Matarife: un genocida innombrable” es la serie que está circulando por redes sociales y mensajería digital desde mediados de mayo de este año, y cuyo contenido o temática es la vida de Álvaro Uribe Vélez como cabecilla de una organización criminal compuesta por políticos corruptos y paramilitares al servicio de la mafia. Si bien la serie da elementos para entender diferentes hechos de la violencia desatada contra el pueblo colombiano durante las últimas 4 décadas, es una más que se encuentra en internet como tantos documentales que tratan temas sobre Colombia y sus interminables guerras.

Participaron en esta llamativa producción varios países entre ellos Australia, Estados Unidos y Colombia. La compañía australiana Box JellyFish Films fue su productora y es dirigida por Jack Nielsen. Lo novedoso de esta serie es el formato que emplea: 6 minutos o un poco más de video que circulan en WhatsApp, Telegram y redes sociales como Facebook y Twitter, y también en su canal de YouTube; eso la hace bastante atractiva. Dicho formato es el medio más efectivo para su difusión, además que la protege de los ataques que pueden eliminarla de la web con la censura.

Después de una campaña de expectativa, la suscripción inicial fueron más de 200 mil los usuarios en Telegram, quienes estuvieron a la espera del lanzamiento de la serie, la cual desde su primer capítulo mostró el gran impacto logrado por los productores; en poco tiempo se viralizó y la suscripción tuvo que ser suspendida, alcanzando más de 4.5 millones de visualizaciones en YouTube, registrando además, gran cantidad de descargas; en la página de Facebook la serie recibió el 22 de mayo más de 20 mil comentarios, y a nivel mundial hubo más de 6 millones de usuarios conectados al primer capítulo.

Por su contenido y novedoso formato, es evidente el gran reconocimiento que tiene dicha producción principalmente en Colombia, la cual cada viernes llega a las pantallas de los celulares y computadoras de miles de usuarios, quienes atentos observan y analizan el contenido de cada capítulo, conmoviéndolos, y recordándoles en cada palabra e imagen, momentos trágicos vividos de forma directa o indirecta, porque al fin y al cabo son víctimas de la guerra reaccionaria que ha azotado al pueblo por décadas.

Los comentarios en las redes sociales luego de cada capítulo son muy similares, indignación, rabia e impotencia es el sentimiento que en estos se descubre, es dolor y sufrimiento que está en cada opinión, de ahí el éxito de la serie, porque recoge la agonía de un pueblo que ha sufrido por más de 60 años la violencia desatada por la avaricia de unos cuantos burgueses y terratenientes protegidos por los grupos armados y por los mismos imperialistas, principalmente los estadounidenses.

La serie recopila y muestra hechos reales vividos por miles de víctimas. Además de algunas infidencias conocidas por el periodista Daniel Mendoza Leal cuando fue socio del Club El Nogal. Según este último, el propósito es que “Álvaro Uribe diga la verdad y posibilite así el esclarecimiento de muchos acontecimientos terribles que ordenó realizar a la mafia y los paramilitares, colaborando así con la justicia para lograr la tan anhelada paz en Colombia”.

Por ello, es normal que los propósitos de la serie no vayan más allá de la aceptación por parte de Uribe de sus crímenes contra el pueblo y de exponer algunos escándalos de la burguesía, haciendo pública la degradación y las fechorías que han cometido por años desde la Casa de Nariño.

Daniel Mendoza, Gonzalo Guillén, Julián Martínez y otros periodistas independientes y progresistas centran su atención en Álvaro Uribe Vélez y su organización mafiosa. Si bien es cierto que la burguesía y los terratenientes pusieron al paraco al frente del Estado durante años para que administrara sus negocios, es necesario que el proletariado revolucionario apunte ya no contra este alfil, sino contra los reyes de la opresión y superexplotación del pueblo: la burguesía y los terratenientes y su Estado de dictadura contra el pueblo.

El problema en la sociedad colombiana, no es solamente el matón Álvaro Uribe Vélez y su organización, son el conjunto de las clases dominantes, pues aunque el mafioso les ha dado muchas ganancias, no deja de ser solo una ficha que puede ser reemplazada en cualquier momento.

El proletariado colombiano debe saber que sus enemigos son las clases dominantes de burgueses, terratenientes y los mismos imperialistas, quienes han detentado el poder del Estado durante más de dos siglos mediante el terror que sus fuerzas armadas (legales o ilegales) han desatado a lo largo y ancho del territorio, para garantizar los privilegios de los explotadores, aplastar cualquier intento de rebeldía de las masas y mantener en la miseria al pueblo en general, alejándolo de lograr el disfrute pleno de las riquezas que diariamente produce.

El proletariado colombiano debe saber que tiene a su favor el número, el cual es mil veces mayor y supera en mucho a las clases explotadoras y opresoras, que por lo tanto debe unirse en un partido político independiente y revolucionario guiado por la ciencia del marxismo-leninismo-maoísmo. Con la unidad y organización será capaz de destruir a los gigantes con pies de barro: burgueses, terratenientes e imperialistas.

El proletariado colombiano debe saber que en la lucha contra un individuo como AUV y su banda de matones, como a todos los demás explotadores y opresores de diferente calaña, se les puede enfrentar y derrotar con la movilización, la organización y la revolución política y social mediante el alzamiento general del pueblo en armas, solo así se conquistará el paraíso terrenal para el disfrute pleno de todas las riquezas naturales y materiales, y para ello tenemos a favor la difusión de las ideas a través de los medios digitales.

La importancia de los medios digitales para la difusión de ideas y la lucha

Según el comentario del 22 de mayo del periódico digital Pluralidad Z, “…‘Matarife: un genocida innombrable’ ya cuenta con más de un millón de reproducciones en su primer día…”, lo que hizo que se convirtiera en la cuarta tendencia mundial, muestra de la enorme acogida y el éxito total de la producción, que envidiarían las grandes productoras de cine y televisión de Hollywood. Algo de mucha importancia para aprender por parte de los revolucionarios que necesitan una gran labor de difusión de las ideas correctas para que éstas se transformen en fuerza material y en movimiento revolucionario.

Los pueblos del mundo están despertando y en ello han jugado un papel importante las ideas, aunque aún no se hayan dado los cambios radicales a nivel político y social que se requieren. Ideas que circulan a través de las redes sociales han contribuido a gestar grandes hechos en el Siglo XXI que en su momento sacudieron al mundo; movimientos espontáneos, que nacieron en internet “sin líderes” y “sin organizaciones”, que se hicieron virales y se propagaron por la red, expresándose en el espacio virtual y terminaron convertidos en fuerzas que intervinieron de forma decisiva en la política de muchos gobiernos en los cinco continentes.

La primavera Árabe en 2011, el movimiento 15-M en España, los indignados griegos que ocuparon la plaza Sintagma en Atenas, Occupy Wall Street, las manifestaciones contra Putin y las grandes protestas en Turquía y Brasil en 2014, además de la difusión diaria y en tiempo real desde Twitter y Facebook de las luchas incontenibles e interminables del movimiento de Chalecos Amarillos en Francia, las denuncias que diariamente se ven por las redes sociales mediante videos conmovedores, sobre los miles de inmigrantes llegados a Europa desde África huyendo de las cruentas e injustas guerras inter-imperialistas, las grandes y combativas movilizaciones sociales en Hong-Kong, España, Italia, Ecuador, Perú, Colombia y Chile, sucedidas en el transcurso del 2019, las cuales se hicieron conocer desde los diferentes grupos que aparecieron en Whatsapp, Facebook y Twitter, son una muestra de la influencia política, cultural e ideológica en los miles de millones de usuarios.

El conocimiento se democratizó, pues se puso al alcance del pueblo, ahí está a un solo clic, miles de personas están generando información diariamente a través de imágenes, videos, artículos y muchas otras formas sobre los acontecimientos tan dramáticos que existen y se producen a lo largo y ancho del planeta, siendo igualmente el centro de todos los medios de comunicación burgueses en el mundo.

El terrorismo estatal del imperialista gobierno yanqui también ha sido expuesto a la luz pública en muchas ocasiones, sus víctimas han difundido en todas las redes sociales y en tiempo real la política agresiva y antipopular de dicho régimen, la brutalidad policial y los asesinatos bajo las órdenes de Donald Trump, desatando la furia arrasadora e incontenible de miles de ciudadanos afroamericanos y latinos inmigrantes, y despertando la solidaridad de los oprimidos en muchos países.

Es inmenso el poder de las redes sociales, su influencia es eficaz y está garantizada, pues son de fácil acceso, de forma inmediata y permiten la interacción entre millones de seres humanos, son una herramienta capaz de sacudir los cimientos de cualquier gobierno por más represivo o sólido que aparente ser.

En estos tiempos modernos, internet y las redes sociales se han convertido en un arma poderosa en manos del pueblo, pues la información está al alcance de todos, circula diariamente siendo difícil de controlar por los reaccionarios gobiernos. Hay que transformar esta información en conocimiento para la acción, pues el camino hacia la conquista del poder político exige en su recorrido mucha claridad y conciencia. No es suficiente con hacer circular información, las ideas deben ligarse con la acción guiada por la ciencia, para que el pueblo tome conciencia, se movilice organizadamente y genere grandes transformaciones políticas. Pero también es necesario un programa político revolucionario y un auténtico partido comunista guiado por la ciencia del marxismo-leninismo-maoísmo, que se plantee la destrucción de este inmundo sistema capitalista, donde es necesaria la destrucción del Estado burgués de manera violenta.

También te podría gustar...